El invierno se acerca: cómo cuidar tu piel en el cambio de estación

El invierno se acerca: cómo cuidar tu piel en el cambio de estación

Seguramente has notado que la temperatura va bajando y el frío se siente de manera cada vez más intensa. De manera similar, también has de notar que con el cambio de clima, tu piel se reseca, se agrieta y se enrojece con más facilidad.

Los cambios de estación también causan cambios en nuestra piel ya que las características climáticas de cada estación afectan nuestra hidratación, sudoración, temperatura, etcétera. Esto también puede variar dependiendo de la zona geográfica, pues hay lugares donde los cambios son más extremos. Es importante adaptarnos a los nuevos climas para combatir los efectos secundarios de mejor manera.

Cuando el clima cambia de cálido a frío, la temperatura baja y la humedad disminuye, por lo que nuestras pieles requieren hidratación. En especial, los cambios de temperatura de cálido a frío (como cuando entramos y salimos del baño o un edificio con calefacción) hacen que seamos más propensos a la resequedad.

Ahora que estamos aproximando al invierno, te compartimos algunas maneras de aclimatarte para cuidar tu piel y tu salud:

  • Prepara tu entorno

    Como mencionamos, es conveniente evitar los cambios de temperatura. Humidifica tu ambiente y regula la temperatura en tus espacios interiores para prevenir cambios fuertes y mantenerte en mejor condición. Esto es especialmente importante en lugares muy fríos. Los difusores de aceites esenciales son un gran aliado, sólo asegúrate de usar aceites esenciales puros y no fragancias sintéticas.

  • Cuida y complementa tu alimentación

    Los cambios de temperatura suelen afectar nuestras dietas. Con el frío, la necesidad de calorías se incrementa, por lo que solemos comer más para mantener la temperatura corporal. Estos desajustes también pueden tener repercusiones en nuestra piel, por lo cual es importante alimentarnos de manera adecuada. Consume muchas frutas y verduras, la fruta de temporada como mandarinas, guayabas y naranjas son ideales por su alto contenido de vitamina C, además no olvides hidratarte adecuadamente.

  • Descansa adecuadamente

    Nuestros cuerpos también pasan por un proceso físico distinto durante el invierno. Tendemos a incrementar las horas de descanso ya que los músculos están menos irrigados y el rendimiento físico baja. Dormir más ayuda a regenerar el cuerpo y mejorar nuestras defensas. Recuerda qué mientras dormimos todos nuestros cosméticos son mejor aprovechados por nuestra piel.

  • Adapta tu rutina facial

    Cada persona es diferente, entonces no todo mundo necesitará hacer grandes cambios para cuidar su piel en este tiempo de frío. Sin embargo, todas las pieles necesitan una mayor hidratación, para lo cual nuestro Aceite facial nutritivo chía, jojoba y caléndula es una excelente opción ya sea para aplicarlo directo en tu piel o mezclarlo con tu crema hidratante. En este tiempo es muy importante también que los productos de limpieza y exfoliación sean suaves para ayudar a disminuir la resequedad. Si no lo has hecho, prueba nuestro Néctar de limpieza facial purificante de miel, maracuyá y naranja para lavar tu rostro y el Agua micelar tonificante sábila, caléndula y lavanda para remover tu maquillaje. Aunque tu piel sea grasa, además de limpiar no dejes de hidratar tu piel todos los días, y no temas usar aceites para reforzar la hidratación. Si ya usas nuestro Gel facial hidratante de tepezcohuite, sábila y linaloe, puedes complementar o reforzar con la Crema facial hidratante de cempasúchil, chía y tuna.

Otros productos Xixanthé que puedes usar para ajustar tu rutina facial son:

  • Tónico facial de rosas lavanda qué además de reforzar la hidratación de tu piel su aroma a lavanda y rosas te relajará y ayudará a tener una mejor sensación de bienestar.
  • Exfoliante facial suavizante de avena y lavanda, si lo mezclas con miel o algún líquido hidratante como leche de coco, además de una suave exfoliación te ayudará a mejorar la hidratación de tu piel.